Archivos Mensuales: diciembre 2013

Britney Jean: for the record

Spoiler: este no es un review del octavo evangelio del Libro de Godney, Britney Jean. Yo no sé un carajo de producción de audio, no distingo un beat del otro, no podría reconocer la mano de Doctor-Urbano, DJ-Hipster-Lesbiana o Productor-Polaco-3 upon a first spin y no podría componer un #banger(z promo!!!) por salvar mi vida. Con las justas sé qué es un middle eight y ni siquiera estoy muy seguro de que se llame así. So, no. Esto no es un review. Eso se lo dejo a los más expertos. Creo que el siempre divertido MuuMuse lo hizo súper bien, además. Esto es un comentario sobre la reacción del mundo a Britney Jean.

Por un lado, tenemos a quienes creen que es lo mejor que ha hecho y que wigs will be snatched all around (#AmigaNo); por otro, el equivalente a cuatro promociones de ingenieras de sonido de la Orson Welles que se arañan por los drops, los beats, los middle eights y el registro vocal histórico de Britney. Como dije, yo no sé nada de eso, pero sí sé qué me gusta y qué no. He sido acusado de stan for Britney en sendas ocasiones, pero puedo admitir tranquilamente que este no es un buen álbum para Britney Spears. Yes, I’ve said it. ¡Tranquilícense, cabras! No he terminado.

Decir que “es el mejor lanzamiento del pop este año, OMFG, BRITNEY YASSSSSS, BASIC BITCHES BE SLAYED!! WHEN WILL YOUR FAVES!!” sería defender lo indefendible. Chris Crocker circa 2007 (PS: ahora se ve así. Your faves could never). No es el mejor disco del año ni de su carrera, tiene b-sides mejores que varias del disco, pero tampoco es la desgracia que estas dramáticas dogmáticas están lamentando. I too am a tad underwhelmed porque sé que pudo ser infinitamente mejor, más épico, más atrevido… pero me gusta. Sí, me gusta. It’s a fun listen. No todo, pero varias. Y las que no me gustan, no me hacen sangrar los oídos tampoco. They’re growing on me. De hecho lo he escuchado, tipo, todos los días creo. Me he sorprendido a mí mismo cantando “when I’m witchu, I’m chillin’, I’m chillin’…” y todo bien.

Entiendo la frustración. No es consistente, no está up to her standards, pero ya pues. La perra se puso la barra súper alta y tomó malas decisiones, deal with it. No es el fin del mundo. This is a living legend we’re talking about. O sea, Lady Gaga está comprando su pasaje a Marte AS WE SPEAK para intentar superar ese legado (#lol, gags!) y Katy Perry… no tengo ni la menor idea de qué está haciendo, promocionando “Cuarzo” o algo. Honestamente, para mí, solo con Alien, Passenger y Til it’s gone se ganó mi perdón por este ligero faux pas. Además, ¿acaso no le perdonamos Hard Candy a Madonna, Queen of Everything, en su momento? Take it for what it is or leave it/Britney alone.

Olvídense de todo el floro que rodeó este lanzamiento. No es su “Ray of Light”, aunque Alien y ‘Til it’s gone tienen un parentesco lejano. Podrían ser los primos redneck. No es su “disco más personal”. Tik Tik Boom, pues. No te pases, amiga. Eso es más pendejo que cuando dijiste que Ooh Ooh Baby es sobre tus hijos. Además, no sé por qué le piden un disco personal a Britney en el 2013. Sería DE TERROR.COM y con justa razón. Después de la debacle de 2007, de la cual no sé cómo salió viva, es obvio que a ella le chupa un huevo seguir en esto. Como alguien DEEPLY UNWORTHY que la conoció en persona, which none of you lessers have, puedo dar fe de esto. She is DONE dealing with people and pictures and press. La pobre era un robot. Si ella escribiera sus canciones ahora, tendríamos “Estoy medicada y hago lo que quiero (feat. T.I)” y “Me llega al pincho tu filtro (the Paparazzi Dream Mix)”.

Lamentablemente para Britney, if she wants to live fancy, live in a big mansion and party in France, no tiene mayor opción. She has to work (bitch) y su talento es ser una estrella. No una cantante, no una actriz y, ahora, tampoco una bailarina prodigio. Todo lo que tiene es esa atracción incomprensible, un poder sobrenatural para subirse a un escenario y ser fantástica, an X-Factor, if you will. Y, claro, un catálogo de la puta madre que la respalda. Enters Vegasney. Quienes lo acepten, irán a rendirle un merecido tributo por tiempo de servicio. Quienes no lo acepten y crean que es una conchu, no irán. Listo.

La Britney de hoy es muy diferente a la Britney pre-breakdown (and can you blame her?). Una de las grandes diferencias es que, aparentemente, se ha refugiado en la religión. Para muestra, un piadoso botón llamado Britney Jean. Amiga, está como para misa (aunque súper mejoraría los matris religiosos, ¿no? Passenger en vez de Pescador de Hombres, YES!). Anyway, yo sí creo que si ella pudiera elegir, estaría chillin’ con Jamie Lynn, tomando vino y comiendo pavo frito, no grabando discos hasta el 2018 (o lo que haya dicho). Y probablemente ya está acomodando sus fichas con ese objetivo, so brace yourselves**. Se lo ha ganado, imo. Le deseo una salida con gracia y por todo lo alto. Así que haters to the left. Tomen lo que les guste de ese disco, descarten lo que no, cárguenlo en sus iPods junto a las otras perlas del pop que nos ha dado esta #buenamujer y dejen de rasgarse las vestiduras por lo que pudo ser. Es lo que es. It’s funny. It’s your friend. It’s Britney Jean. And most importantly, it’s our very own pop princess now queen of pop, motherfucking Britney Spears. Show some respect! Bitch.

 

PS: can will.i.am just NOT?

 

** UPDATE: As noted by this blog (y cualquier persona con dos dedos de frente que siga la carrera de our Holy Spearit), el sétimo día de Godney is upon us and on the seventh day, habiendo terminado su trabajo como Las Vegas resident living legend, she will rest. Lo que puse arriba, however likely, era pura especulación, ya que Brit Brit herself nunca se había pronunciado al respecto. Hasta ahora. Cry my tears and dry my eyes, you don’t need to see me cry. Pero como dice MuuMuse, it’s okay. Me sostengo en lo que dije: se lo ha ganado. I will forever be chillin’ withchu, Britney. Todas esas cabras quejonas se arrepentirán de trashear Britney Jean si efectivamente llega a convertirse en… el último. Ahí las quiero ver cantando ‘Til it’s gone a todo pulmón. ‘Cause you truly never know what you got ‘til it’s gone. Gone. Gone.