Archivos Mensuales: agosto 2015

Gone

Hi. Voy a escribir estas líneas bajo la misma modalidad de siempre: pensando que solo mis amigos me leen. Siendo ese el caso, les extrañará la poca frecuencia con la que han escuchado de mí esta última semana. Poca actividad en Facebook, uno que otro tweet, dos fotos locas en Instagram, muerte cerebral en Snapchat… yup, I’ve been gone. La búsqueda de departamento en Nueva York consume todo mi tiempo. Paradójicamente, con toda la tecnología disponible, me resulta más difícil que en Lima, donde solo tienes que caminar por la zona en la que quieres vivir y buscar los gigantescos avisos de “SE ALQUILA” que te agreden desde las ventanas. As ugly as they are, los extraño. Te la ponían fácil. Aquí tengo que cernir una tonelada de anuncios de Craiglists y otros foros para que caigan tres o cuatro sitios decentes/affordable, de los cuales con suerte me responde uno.

“¿POR QUÉ ES TAN DIFÍCIL?”, le pregunté a mi amigo Jeff, quien texteó a uno de los departamentos por mí ya que yo AÚN no tengo teléfono. It really is getting ridiculous, ¡pero pónganse en mi lugar! Yo no quiero el nuevo iPhone porque siento que es una tablet, quiero un celular que pueda maniobrar con una sola mano sin tener que dislocarme los dedos, ir mutando lentamente o apretar ese estúpido botón que sube la pantalla a la altura del modelo anterior. Tipo, si has agregado un botón específicamente para eso, estás admitiendo que este nuevo tamaño es una cagada. En fin, en un mes el 5S, que es el que yo quiero, va a costar un sol. Literal, aquí donde la moneda es el dólar costará un nuevo sol. Entonces me llega al pincho comprarme un teléfono ahorita que en un mes va a costar considerablemente menos. Recuerden: para ponerse en mi lugar, tienen que ponerse su gorro de #larealtacaña. But I digress, el punto es que le pregunté por qué mierda era tan difícil encontrar donde vivir y me respondió: es Nueva York. Todo es difícil.

Esta primera semana he visto a (o al menos hablado con) varios amigos aquí, pero he pasado la mayor parte de mi tiempo solo, enclaustrado en el departamento que estoy invadiendo en el Distrito Financiero. He salido poco y no he usado mi tarjeta del metro casi nada, lo cual me jode porque si no la uso a diario estoy perdiendo plata, jaja. Todo por estar pegado dándole ctrl + R a mi búsqueda en Craigslist y a mi gmail, esperando respuesta de alguien de Craigslist. Encontré un sitio más o menos interesante y medio que me están esperando… pero estaría disponible en un mes. UN MES. ¿Qué coño voy a hacer un mes sin jato? Puedo seguir saltando de depa de amigo en depa de amigo, pero como que no es la voz. Realmente estoy lamentando no haber empezado a ahorrar el año pasado. Supongo que algo dentro de mí pensaba que esto no llegaría a suceder y no era necesario.

Estoy absolutamente consciente de que estoy viviendo mi sueño y que, al menos apartment-wise, me lo tengo que ganar. ¡Ya bastante me ha caído del cielo! Pero, efectivamente, es difícil. Tipo, ya basta, ¡que salga algo de una vez! This is a very sleepy start for a brand new chapter. I’m not here nor there. Sin casa, aún sin clases, con restricciones en mi tarjeta porque es temporal hasta que salga la oficial, sin teléfono, es como seguir de vacaciones pero con una nube de estrés a mi alrededor, apestándome el viaje como el vapor que sale de la alcantarilla de Rector. Es raro estar acá y no sentir que ya llegué. Porque todo lo que hago es estar en la cama, teclado sobre el diafragma, pantalla contra la rodilla, buscando depas. Am I even gone?

¡Felizmente mañana llega mi tarjeta y mi vida cambiará! Podré comprarme un teléfono de segunda online y aguantar hasta que salga el nuevo phablet y mi 5S se vaya al suelo. Además, mañana también tengo el primer evento de la universidad, lo cual me da algo emocionante que hacer. Oh wait, el viernes también tengo un photoshoot para Celestyle, ahora que lo recuerdo. Todo ello será un gran avance en mi calidad de vida actual, jaja. In the meantime, creo que tengo que llamar a alguien para tomarme un trago en algún lado. No puedo ver un depa más, vomitaré. Me tomaré la noche libre. Voy a darle un tiempo prudencial a mi buena mala suerte para entrar en acción. Ya llegará el lugar perfecto, I know it! 

23-Breakfast-at-Tiffanys-quotes

Before the goodbye

By now ya todos deben saber que estoy con un pie en Nueva York. Mi cuarto es un asco. Tengo toda la ropa tirada por todas partes, maletas abiertas en el piso, bolsas compresoras regadas por doquier. Comparto la cama con piezas de ropa cuyo destino no ha sido determinado aún. Da lo mismo, yo estoy hecho para compartir la cama. Nunca he podido dormir al medio, incluso cuando escuché a Diane Keaton decir que esa era la clave para sobreponerse a un divorcio en Something’s gotta give. Granted, yo no me he divorciado de nadie, pero a veces se siente como si hubiese sido así. Y ni por eso, ni para olvidar, he dormido en la mitad de la cama. Mi lado es el derecho, junto al velador. A la izquierda duermen los fantasmas, o como sucede hoy, la mitad de mi ropa.

En los últimos días he estado corriendo de aquí para allá con trámites y compras y bancos y firmas y papeles y almuerzos y cenas y cumpleaños y muestras y cosas, ¿y saben qué? Me encanta. Hace tiempo no estaba tan ocupado como estos días. Solo me pasa de vueltas que hasta ahora no termino de empacar. Meter treinta años en dos maletas y largar tu vida a otro país resultó ser una labor titánica para la que no estaba listo. En algunas ocasiones les he dicho a mis amigos que “para ser algo que estoy persiguiendo desde hace tres años, estoy sorpresivamente poco preparado”. No sé si es el estándar. No sé si le pasa a todos los viajantes. No sé si es inevitable que, llegado el momento, sientas que te falta todo, que te falta tiempo, que te falta el aire. But here we are y no hay marcha atrás ni vuelta que darle. Llueva, truene o relampaguee, el lunes estaré trepado en un avión con todas mis chivas para bien o para mal.

Las muestras de cariño que he recibido en estos días me conmueven. Honestamente, a veces siento que no las merezco. Yo no soy una persona fácil de entender o de querer, pero creo que si me entienden y me quieren es porque saben quién soy yo and what I’m all about. Con el paso de las horas, el miedo se apodera de mí, su agarre es mucho más fuerte que el día anterior. Me tiene de las bolas. No porque Nueva York me aterre (aunque quizá debería), no porque le tema a lo desconocido (porque esta nueva ciudad no es nueva para mí), sino porque mis amigos no están ahí. Tengo miedo de mi vida sin todos ustedes. Porque nada me mantiene vivo como mi gente. Son mi cable a tierra cuando tiendo a ensimismarme, cuando mi cabeza da mucha vuelta sobre lo mismo, cuando me preocupo demasiado por todo, cuando sobrepienso las cosas. That is who I am, I worry. Pero ustedes me hacen mejor. Me hacen reír. Me hacen avanzar.

Pensar que esta noche le he dicho adiós a mucha gente que quizá no veré más me rompe el corazón y no me lo creo. Supongo que porque el cariño que les tengo me hace pensar que los veré nuevamente algún día, que me visitarán o nos veremos a mi regreso al Perú, pactado secretamente conmigo mismo para dentro de 18 meses. Pero no es seguro. Realmente no lo sé. Me da una pena infinita que no pensé experimentar. Porque yo amo Nueva York y amo la vida que se pinta frente a mí, pero me encantaría compartirla con la gente que ya conozco y que sé que lo apreciaría. Algo así como esta noche, que fue increíble por poder contar con amigos de décadas que no pensé ver. O sea, tipo, traídos desde España y evocando una lejana mesa de prom (not my prom, though).

Y me pregunto, cuando pase algo cague de risa y no estén Majo o la bebita para reírse conmigo, ¿me parecerá tan cague de risa? Cuando me chape a alguien y quiera correr a contarle a Sandra y tenga que esperar a que me conteste el chat, ¿será igual de emocionante? Cuando salga a bailar y pongan la real inédita, ¿estaré tan contento de bailarla sin Daniel, sin Benji, sin Goyti, sin #teamMadrid? O sencillamente cuando vea los posts de mis ex-clientes y recuerde a mi gente de Phantasia, o me pase algo absurdo que tiene Bea written all over it, o me coma un puto cupcake o algo me gatille el recuerdo de toda la gente que quiero, ¿qué pasa entonces? I hate naming names ‘cause I truly miss everyone already y todos deberían sentirse incluidos en esto.

I know it’ll be fine. I know I’ll be ok, and I’ll meet new people and it’ll be great. Pero si pudiera llevármelos a todos, me los llevaría. Porque algunas cosas no son tan chéveres cuando sabes que la gente con quienes más las disfrutarías no están ahí para hacerlo. Me tengo que hacer una nueva vida, armármela de cero. Eso me queda claro. Pero cuánta pena me da armarla sabiendo que ustedes solo pueden verla de lejos y darle like. Saber que me voy a perder un culo de momentos importantes e insignificantes en sus vidas. Ugh, it really makes me hate the place I love the most. ‘Cause if home is where the heart is, my home is all of you.

Los voy a extrañar.

tumblr_mpqsuoAHdG1rubhato1_500