Archivos Mensuales: junio 2015

Let’s talk #Pride

Se acerca esa época del año otra vez. El gran día en el que celebramos la diversidad y abrazamos nuestras diferencias, sin prejuicios ni cojudeces. Este año, sin embargo, es diferente. No sucede como en años pasados, en que la conversación se vio reducida a debates sobre la Unión Civil y las manifestaciones que ocurren inevitablemente a su alrededor. No, este año la conversación casi no se detuvo. En parte por la votación de este proyecto de ley, que el 10 de marzo nos relegó una vez más a ser menos ciudadanos que nuestra contraparte heterosexual. Pero, hey, al menos ese día Madonna lanzó Rebel Heart en un claro gesto de apoyo a la comunidad LGBT peruana. En parte, sí, pero no fue lo único. El rechazo de la Unión Civil hizo que todos fueran mucho más outspoken sobre su sexualidad, sea cual fuere, y más abiertos al diálogo. Dicho más claro, este año ha estado menos marcado por la vergüenza estúpida que siglos de educación católica le atribuyen al sexo.

Sé que es un lugar común culpar a la religión de esto, pero lamentablemente para ellos, es cierto. No tengo ningún problema con la gente que encuentra en su fe el apoyo que necesita para seguir adelante, para no sentirse solo en el universo, para encontrar sentido en las cosas. Hell, I do it. Yo creo en algo. No le he puesto nombre, pero mi único mandamiento es kindness (y como todos, fallo cuando elijo el quick fix de satisfacción que me trae la maldad, jaja). Todo lo demás, todo lo que la religión construye alrededor del mensaje original de ser buenos los unos con los otros, es mierda. “Haz esto; no hagas esto; párate de cabeza; niega tus impulsos; sacrifícate todo el tiempo; no vivas hoy, vive para mañana porque te juro que en un plano de existencia que jamás has visto te va a ir mejor”. Suzy Díaz, increíblemente, lo dijo mejor: vive la vida y no dejes que la vida te viva. Me parece un sabio consejo cuando vives en una sociedad que está decidida a impedir que vivas tu vida, siendo “vivir” el verbo clave. Esta gente básicamente quiere que la vida te viva a ti. Que te mantengas al margen, que sacrifiques tu tiempo en la Tierra por la promesa de un futuro mejor. En una región donde hay una opulencia “vulgar, ordinaria e injusta” como dice Darín, entiendo que este sea el único refugio de gente de escasos recursos. Pero tu cerebro y el dinero no tienen nada que ver. Lo tienes, es gratis, ÚSALO.

No es novedad que a las grandes religiones (estoy siendo BIEN generoso no poniéndole nombre propio cuando todos sabemos cuál es la ÚNICA que existe en este país y, peor aún, lo lidera) no quieren que pienses. Suena horrible, ¿no? Pero es verdad. ¿No quemaban libros hace un par de siglos? Ahora que no pueden hacer eso, te piden que quemes voluntariamente tu sentido común y deposites toda tu materia gris en un libro. Esto es. No hay más. No le busques cuatro pies al gato. “Pero el gato tiene cuatro patas”. No importa, en el libro eso no sale, por ende los gatos no existen. Deben ser obra del demonio. Tú tranquilo, cholito. Tienes la verdad en la mano. NO, YOU DON’T. YOU KNOW BETTER. PIENSA POR TI MISMO. De nuevo, nada malo con tus creencias, pero usa tu fuckin’ cerebro.

El arma más letal que ha usado esta gente en nuestra contra es la desinformación, apalancándose en algunos estereotipos y mitos, alimentando el miedo y el odio contra lo que es diferente. “Todos los hombres gays quieren ser mujeres”. We don’t. “Todas las mujeres gay quieren ser hombres”. They don’t. “Todos quieren operarse”. We don’t. Some do. Se llaman transexuales y son personas que se identifican con otro género. En realidad no tiene mucho que ver con qué sexo les atrae, sino qué género sienten que tienen. Caitlyn Jenner, por citar un ejemplo ultra conocido aunque cero representativo, ha expresado que, por el momento, aún le gustan las mujeres. Eso no hace que se sienta menos mujer. ¿Cuál es la lección? Género y orientación sexual no son lo mismo. La primera es una problemática mucho más profunda; la segunda es lo que es y ya está. It really should be a non-issue in 2015.

La gente es lo que es y punto, and it really is none of your fuckin’ business. El problema que tenemos todos con Cipriani y estos congresistas derechistas de mierda no tiene nada que ver con “persecución religiosa”, que es el último alarido de la moda entre los católicos. Nadie les está diciendo que no crean en lo que quieren creer, les estamos diciendo que ese es SU problema. Profesa la fe que te dé la gana en tu casa, en tu iglesia, abiertamente en tu centro de labores, lo que tú quieras; pero no puedes pretender que las políticas PÚBLICAS que definen la vida de gente que NO COMPARTE tus creencias estén supeditada a ellas. Si tú eres católico, perfecto. Si la mayoría es católica, perfecto también. Pero habemos algunos, y no somos todos gay, que no lo somos y no tenemos por qué vivir bajo SUS reglas.

Gritar “Estado laico” es una idiotez. No significa nada. Lo que necesitamos que entiendan es que no está bien que las creencias privadas de un grupo obliguen al total a vivir como ellos cuando no las comparten. No está bien. La Unión Civil no te está diciendo que te vuelvas gay. Te está diciendo que no es tu problema, no te afecta, no te impide ser quien eres, so let the fuck go. Tú no te vas a casar con una persona del mismo sexo, tú vas a seguir en tu matrimonio heterosexual, criando a tus hijos católicos, probablemente enseñándoles a ser odiosos, y seguirás yendo a misa y renegando porque el mundo se va a la mierda. Así serás feliz (¿?). Por su lado, presumiblemente súper lejos de ti, las parejas del mismo sexo que se aman se casarán y vivirán felices también. No tienes ningún derecho de suprimir esa felicidad porque TU religión no la comparte. Simplemente no te metas y sigue vomitando tu bilis más allá.

Me alegra saber sin embargo que este enemigo imaginario al que le escribo está muriendo. Lento pero seguro. El progreso en las libertades civiles lo está matando como un cáncer flojo y sin diagnosticar. It’ll happen. Los que sobrevivan serán los mejores representantes de sus religiones. Ya conozco a algunos y me alegro. No están criando a sus hijos en el odio, sino en la tolerancia y amabilidad. That’s nice. Les están enseñando que, a veces, personas del mismo sexo se quieren y quieren estar juntas. PORQUE #SPOILERALERT, SE QUIEREN. ¡Los gays tienen sentimientos, hay amor de por medio! La desinformación de la que hablábamos le ha enseñado al mundo que todo es sexo para los gays, and it’s a big part of it! ¿Pero no lo es para los heteros? ¿Disfrutarlo les ha impedido alguna vez enamorarse? A nosotros tampoco. Simplemente tenemos menos tabúes al respecto, porque duh. Hacemos lo que nuestras contrapartes straight no hacen porque tienen miedo, porque es pecado, porque les dijeron que estaba mal, porque qué dirá la gente. We don’t have that. We already get crap from everyone so we might as well try something new! Pero todos nos enamoramos por igual y la gran mayoría – no entiendo por qué –, al final del día, quiere casarse y bla, bla, bla. ¿Quién eres tú, enemigo extremoderechista imaginario, para decirles que no pueden porque “te jode”?

Yo no te pido que vivas como gay, ¡deja de pedirme que viva como católico!
You won’t make the rules forever. Not happening. You won’t win.

 

anigif_enhanced-5397-1408658439-1

Anuncios