Archivos Mensuales: noviembre 2014

El valor de X

Jamás fui bueno en matemáticas. Odiaba la geometría; me frustraba la aritmética y sudaba frío cada vez que mi profesora de cuarto grado hacia pruebas de “cálculo mental” (‘cause that was an actual thing in my school). Nunca entendí por qué mierda tenía que estudiar geometría del espacio o de qué me iba a servir en la vida saber el seno y el coseno de absolutamente nada. Look at me now, mantengo oceánica distancia de todo lo que tiene que ver con senos y me va bastante bien. Pero, pese a mi rechazo natural of all things numbers, siempre hubo una ínfima parte de las matemáticas que amé en secreto y fue una de las pocas operaciones que me molesté en aprender, incluso si hoy no recuerdo una mierda. Las ecuaciones.

Seamos honestos, amigos. El 90% de las cosas que nos enseñan en mate no sirve para nada en el mundo real. A menos que te dediques a cosas que tienen que ver con números y cálculos and why on sweet Earth would you wanna do that. Si esa es tu línea de trabajo, puedes dejar de leerme aquí mismo, no tengo nada para ti. But the one thing que realmente se aplica a la realidad son las ecuaciones, en todas sus complejas variedades. Porque encontrar el valor de X es todo lo que hacemos. ¡Es lo único que hacemos, todos los días, todo el tiempo!

Siempre me gustó saber que X podía ser cualquier cosa, que tuviera la habilidad de sorprenderme, que no fuera fácil de encontrar y que todos los demás elementos de la ecuación estuviesen amarrados a su valor. Nada tenía sentido hasta que descifrabas qué coño era la equis y el sentimiento de alivio generalizado que seguía a la resolución del problema era como empujarse un ansiolítico de la naturaleza. Resolver ecuaciones, creo, te enseña a pensar estratégicamente. Te obliga a tomar en cuenta todos los elementos, seguir pistas, considerar cada paso y finalmente llegar a la conclusión más lógica. Es el único aporte de las matemáticas a cualquier campo que no es, you know, “de números”.

Como la gran mayoría de egocéntricos, evito todas las cosas para las cuales no soy bueno y me concentro en aquellas para las que tengo algún talento. Naturally, esto me llevó al campo de las letras y a volcar todo mi talento para comunicar (básicamente mentir, let’s keep it real) en las relaciones públicas y la publicidad. Pero honestamente mi trabajo ha pasado a ser mucho más analítico y de crisis management, where X is sweet motherfucking salvation en un escenario donde el cliente saca un producto que se convierte en el meme du jour o simplemente es la marca más odiada del país y quiere ser Peru’s sweetheart. Not naming names, but y’all know who you are. So that’s kinda what I do now. I find X. Trato de mirar mi ecuación y encontrar la forma correcta de decir lo que tengo que decir and hit the spot de lo que quieres escuchar. Al igual que con las ecuaciones, I don’t fuckin’ know what that is until I KNOW. Es como encontrar petróleo. No sabes dónde está realmente hasta que lo encuentras.

Sin embargo, cuando se trata de mi vida personal, EX is a dreaded word. Si están familiarizados con mi vida, you would think I’m extremely lucky. But why do these tears come at night? (REFERENCE). Pues porque no se puede tener todo en la vida, I guess. Estoy haciendo todo lo posible por encontrar la mejor forma de lidiar with this particular X and I’m coming up with nothing. Supongo que es porque no hay raciocinio que me ayude en este momento. Son las cuatro de la mañana y no puedo dormir porque no puedo dejar de pensar en que mi vuelo toward happiness has been delayed AGAIN. Porque no sé qué hacer con todo esto. The good stuff doesn’t automatically go away, pero ahora no sé dónde ponerla. Reconfigurar mi cabeza, mis expectativas, todo lo que quería o planeaba o deseaba que ahora no sucederá. Esa es la peor parte. To be tank-full and stopped short.

I know I may (not) be young, but I have feelings too… and I need to do what I feel like doing, so let me go and just listen:

Not cool. There was a deal in place, which was not to hold on to anything. If something worthwhile presented itself while we were apart, we were to take it. It was a risk. I was acutely aware of it. I’ve got no beef with that. I honestly hope it works out for you ‘cause it better be worth my hell. The only thing that really, truly pisses me off is that you didn’t tell me and I can’t understand why. ‘Cause we kept it honest and I was very understanding of you. I strived to be. It was the greatest thing about you. You taught me patience and respect and mindfulness of others and I can’t believe this gut-wrenching feeling is what I have left. It’s not right for this to erase my better memories of you. I absolutely hate that. I think you’re an amazing person, with a big heart and a knack for lighting up everyone’s everything when you walk in a room. That doesn’t go away, it doesn’t change. But seriously, finding out via Facebook is so catching-you-in-bed-with-someone-else version 2.0. It’s sad and juvenile and feels like taking an unnecessary bullet to the chest. You could’ve told me. There was no need for this. You know you can be honest with me and I know I deserved at least that much. I have to thank you, though, for changing me for the better. There was a time when I wouldn’t have been this collected and would’ve posted the lyrics for Shattered Glass all over my social media and been very bitter about it, but I’m a grown man and its largely because of you and other men I’ve loved. So, this positive reaction is brought to you by you. I do, however, see now you’ve room to grow. Everything fucking matters, so take notes, kid. I was really looking forward to seeing you being nothing short of extraordinary, and while I may be falling off your grid from here on out, I still do wish it for you.

What do you know, una vez más, encontré el valor de ex.

tumblr_mukjk7WLos1steo0eo1_500

Anuncios