Ser el/la peor

Quiero dedicarle este primer post a Michelle Williams.
Get it, gurl.


Son más de las dos de la mañana y no puedo dormir. En menos de seis horas, tendré que abandonar esta parrilla que llamo cama e ir a trabajar. Ahora, si mi insomnio estuviera relacionado al maldito calor que estamos experimentando, no sería el peor. Sería una víctima de las circunstancias y el calentamiento global. Pero, la verdad es que tomé una siesta después de almorzar y esta se prolongó hasta pasadas las 8 de la noche. Por ende, por floja y por gorda, ahora no puedo dormir. Eso me hace, in a nutshell, el peor.

Puedo sentir cómo me juzgan y me quema, casi tanto como la sábana blanca que me fríe la espalda como si fuera frazada térmica. En mi defensa, les diré que lo primero que hice al despertar fue salir a correr por el malecón. Bueno, en realidad, primero me tomé un anís, porque dormir después de comer me sentó pésimo. Pero lo segundo – un ratito, voy a abrir la ventana un poco más porque literalmente me estoy pudriendo de calor… ¡listo, gracias! -, fue ponerme mis Nike Lunarfly 2 made in China y sudar el jamón por la costa Miraflorina. Eso me hace el mejor, sépanlo.

Entonces, ¿es posible ser el mejor y el peor al mismo tiempo? Usualmente puedes ser el mejor y el peor en el mismo día, pero se han registrado casos de aquellos que rompen el espacio-tiempo para ser increíbles en su pobrediablura (it’s a thing, look it up). Un claro ejemplo es, por supuesto, unexpected Queen of the SuperBowl, Michelle Williams. La pobre mujer voló por los aires, fajada y entacada (there goes your gravity center), para aterrizar como un moscón y luego hacerse la digna. Ella fue la peor, sobre todo si la comparan con Kelly Rowland que dijo “ah, no. Amiga, un ratito. Si me vas a disparar del suelo al escenario (¡qué perra Beyoncé, admítanlo!), yo voy a caer como LA MEJOR Y MÁS AERODINÁMICA MORENE DESDE MICHAEL JORDAN, ¿OK?” y así lo hizo.

Poor Michelle no tuvo tanta suerte y su retorno triunfal se vio opacado por ese mísero segundo en el que ni ella ni el público sabían si caería de pie. Todos, evidentemente, esperábamos que se saque la mierda and yet… no. We were still rooting for her. Porque, por favor, pobre mujer, se merece un golpe de suerte, no de culo. ¡Y lo logró! Contra todo pronóstico, aterrizó en sus pies y, por un segundo, fue ridícula y épica a la vez. Four for you, Michelle! You go, Michelle! (I literally almost typed Kelly, tho… mi subconsciente ni siquiera la registra cuando escribo sobre ella. Lol).

¿A qué iba con todo esto? A nada realmente. Solo que son, ahora, las 3:03 de la mañana y todavía no puedo conciliar el sueño y mañana voy a ser un ente y voy a odiar todo y a todos y seré, en efecto, una vez más y con esmero, el peor. Ah, además quería una excusa para comentar lo de Michelle porque, come on, that shit was funny! Pero ya en serio y en español, cuando se sientan el o la peor, recuerden una sabia cita que escuché de mi amigo Pollo y hoy me entero que era de Rafa (get that promo, girl!): “no se puede ser la mejor sin antes haber sido la peor”. Analizaremos esto a detalle cuando no sean las tres de la mañana y no tenga que trabajar. Consideren esto la primera entrega. And now, a Michelle gif.

2 pensamientos en “Ser el/la peor

  1. RUF dice:

    Finally bitch!!! Felicitaciones, en verdad ya era hora; welcome to blog land!!

    Pero, es necesario aclarar, esa cita jamás fue de Pollo, es 100% mía. Please fix. Jajaja

    Xoxo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: