Versión 3.0 [almost]

Estas semanas me he visto inusualmente expuesto a chibolos de todo tipo y calibre. Desde adolescentes de 14 años que viven con la cara enterrada en el celular hasta oh-so-dramatic 25-year-olds que no quieren cumplir 26, pasando por silly 20-year-olds que no saben nada de la vida y endlessly entertaining 24-year-olds. ¿Por qué es algo inusitado, si paro con gente menor que yo una buena porción del tiempo? Porque casi nunca reparo en ello (conchudamente me siento su contemporáneo). Sin embargo, en estas semanas, todo ha parecido girar en torno al bendito número. ¿Mi número, you ask? Pues… lo cierto es que voy a cumplir 29 en dos meses, una semana y un día. Escúchenme, veintinueve. VEINTE Y NUEVE. No me siento así en lo absoluto. Tan… adulto. Para nada. PARA NA-DA. Me siento tan chibolo como siempre. Sigo percibiéndome tan inmaduro, tan despreocupado, tan improvisado y tan not-in-control of my emotions as I’ve ever been. Ahora, nunca he tenido 29, así que no sé cómo se siente. Quizá precisamente esa es la forma en que un 29-year-old se debe sentir, pero nos han vendido otro cuento.

Debo admitir que, a veces, sí me siento “grande”, pero se me pasa rápido. Usualmente pasa cuando estoy en la chamba, donde no puedo ser exageradamente inmaduro, despreocupado, improvisado o out of control. Por ejemplo, me pasa cuando tengo una reunión como la que tuve hoy, donde tengo que revisar el trabajo de mi equipo y darles direcciones y pedir cambios y corregir y explicar por qué es lo correcto y demás. En esos momentos me siento automática y particularmente más adulto. Me escucho hablar a mí mismo y me sorprende terriblemente la seguridad con la que digo las cosas y la certeza que siento. Tipo, wtf, ¡sé de lo que estoy hablando! (contra todo pronóstico). ¿En qué momento aprendí a hacer estas huevadas?, I wonder. Cuando me pesco en estos momentos me digo a mí mismo “¿quién era esa? ¿era yo?“, como Lulú De Cartón, jaja. Pero es como un sueño. Apenas sabes que estás en él, se te escapa inevitablemente. Vuelvo a ser no-adulto apenas cruzo la puerta. O al menos a sentirme así.

¿Qué carajo implica ser adulto, entonces? ¿Solo eso, lo de la chamba? Me puse a pensar en eso, sin darle mucha vuelta, como quien huevea, y le encontré un par de cosas más que conforman una idea de madurez que nos ha sido vendida toda la vida y que, creo, está mal enfocada. O, para no ser judgmental, que cuando menos no puede aplicarse del todo a mí. Un factor biológico que no lo es tanto. Mejor dicho, una construcción cultural basada en un hecho natural. I’m rambling, but bear with me, I may be onto something.

¿Han escuchado eso de que las mujeres maduran más rápido que los hombres? Es una verdad absoluta hoy en día, se da por sentado. Olvidemos eso y preguntémonos en base a qué criterios podría juzgarse que una mujer es más madura que un hombre a cierta edad. Seguramente empezó como algo anatómico, obvio. Tipo, la chibola, full hormonas, ya está lista para salir en bola antes de que su contemporáneo del sexo opuesto produzca esperma. Pero, so what? Eso no significa nada. La carga cultural terminó de perfilar esa noción y no sé cómo me siento al respecto. Me parece que, culturalmente, la madurez se determina por cuán cómodo está uno con la idea de reproducirse, de settle down. Si es así, es medio injusto. La chibola está programada para casarse desde la cuna y a los doce años ya está pensando en que quiero enamorarme y qué lindos son los chicos y mi vestido será corte princesa y mis hijos se llamarán Naru y Franu y vamos a vivir en La Molina y voy a llevar a mis nietos a Disney. Meanwhile, el chibolo solo quiere jugar Play. En mi caso, no me afana el Play, pero igual quiero seguir jugando, en general. ¿Por qué eso me haría inmaduro para mi edad? Además, mi madurez no puede medirse por mi disposición a casarme y formar una familia, ¡porque para empezar, la ley no me deja!

De cierta forma, me desarrollé pensando que eso no se daría para mí, que sería chévere pero no era seguro, y me convencí de que tampoco era taaaaan importante. No sé. A eso sumémosle esta pésima costumbre peruana de ir de la casa paterna a la casa de la familia propia sin pasar por un estado intermedio de independencia, de juventud. Cuando dejé la casa de mis papás ya era un anciano comparado con el promedio de edades de otros países, donde gente diez años menor que yo se va a “vivir sola”, así sea a un dorm. Tipo, qué pena mi tema que teniendo 27 nunca hubiera hecho nada por mí mismo. Mis papás y mi empleada se encargaban de TODO. Esas son las cosas que te forman, otherwise, you’d be this (frase con la que me MEGA identifico, btw!). De hecho tengo la impresión de ya haber hablado de esto (oh, yes, I did!).

Entonces, no sé, conforme pasan los años me siento más y más raro al respecto, como desconectado de mi cuerpo, como que crezco por partes. Mi profesionalismo está en sus late 20’s; pero mi sentido del humor recién saca DNI; mi autoestima tiene 16; mi sex drive, 15 y mis rodillas, 75 (los dos últimos puntos no están relacionados, I swear). Sé que tengo X años y sé que me comporto con frecuencia como alguien de X años; pero cuando me voy a dormir, cuando me levanto, cuando me río, cuando juergueo, cuando hablo huevadas con mis amigos, no me siento de X años. Tampoco me siento un adolescente. Me siento a la mitad. Me siento ageless. ¿Entonces qué carajo soy? ¿Qué es un 29-year-old? Pensé que si empezaba a ponerlo por escrito lo descubriría… guess not! Sorry por arrastrarlos hasta acá y dejarlos sin conclusión alguna, pero pueden contarme ustedes qué sienten y vamos sacando ideas, jaja.

Algo que sí les puedo asegurar es que cuando me despierto, cada vez con más frecuencia, me miro la frente y siento esto:

3 pensamientos en “Versión 3.0 [almost]

  1. José Andrés Perez Silva dice:

    29 años? creí q tenías 24 o 25, pta jamás imagine q bordearas los 30.

  2. […] I digress… el punto es que los 30 me han hecho pensar (yet again), pero esta vez sobre las grandes, pequeñas, terribles o emocionantes relaciones que he tenido a […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: