R.I.P. Happy Endings

Happy endings era, hands down, el mejor programa de televisión que he visto en muchísimo tiempo. Cuando todo lo demás iba perdiendo lustre por la excesiva franela que le metieron en sus primeras temporadas (I’m looking at you, Revenge), Happy Endings permanecía inquebrantable. Witty, quirky, hilarious, el sinsentido en Happy Endings nunca fue gratuito. Por el contrario, siempre fue muy real. Lo suficientemente real como para no tener un solo estereotipo. Todos eran un poco de todo e incluso lo opuesto a lo que se esperaría de, como en la vida. Así es la gente. Así son los amigos (al menos los míos, que no pueden pasar dos minutos sin snappy one-liners or pop culture references). Me identifiqué terriblemente y no puedo creer que ya no esté más al aire. ‘Tis a sad, sad time.

Para mí, Happy endings era genial (y si no la han visto, deberían verla) porque…

Los personajes eran todos un desastre con el que me podía identificar.

But not in that annoying, self-centered, oblivious Seinfeld way. Ugh, I hated EVERYONE on that show.

It reflected exactly how I engage in conversation with friends.

It was deeply and delightfully inappropriate.

Decía lo que todos pensábamos pero nadie decía.

(Ok, so maybe I do like reading, but… TV does rule and you know it).

It provided sage advice on taking on all problems.

And how we deal when all else fails.

Sarcasm level: off the chain. 

LITERALLY.

Tenía los mejores insultos PG-13.

Wasn’t afraid to show its dorkiest side.

Like, ever.

Seriously, not ever. 

Everyone was just ridiculous.

And real. Very, very real.

Cultural appropriation galore.

In spades, yo.

Y con tantas referencias a la cultura pop.

So current!

So many!!

So beautifully executed!!!

Just… bravo.

Una crítica brillante a la sociedad moderna, imo.

Sobre todo when dealing with LGBT territory. Atacó los estereotipos…

…while reminding us they existed for a reason.

Yup. Totally called us on our shit.

I honestly saw myself in every character. Como cuando tengo un chisme, por ejemplo, I’m like…

O en mis reuniones de trabajo, where I’m, like…

Or when I’m hanging with my bitches and we see a guy that’s, like…

O cuando empiezo a salir con yet another douchebag and my friend’s are all, like…

 

Seriously, una de las mejores series que verán en mucho tiempo. No puedo creer que no habrán más episodios. Me da la misma sensación que cuando termino un libro que me gusta. I seriously feel like I’ve lost some friends. Felizmente todavía no he visto todos los capítulos, así que puedo tenerlos un rato más.

PS: este post fue solo una excusa para recopilar todos los gifs de Happy Endings que encontré el otro día y me pasé HORAS viendo, jajaja. But I got you to go pointlessly through the whole damn thing. Suck it, nerds!

Un pensamiento en “R.I.P. Happy Endings

  1. Tati dice:

    Excelente y nunca mejor redactado. Me sentí identificada con todas y cada una de tus palabras.
    Fijate que está el spin-off: Happy endings: Happy rides. You’re welcome

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: